Los cefalópodos pertenecen al género de los moluscos, como las almejas o lo mejillones.

En realidad, lo importante es saber cómo conservar y preparar correctamente a todos los integrantes de la familia de los cefalópodos(calamar, sepia, chipirón o pulpo) pues son una delicia para llevar a nuestras mesas.

Los mariscos se dividen en dos grupos: moluscos y crustáceos. Entre los primeros se encuentran los de concha, como la almeja, el mejillón, la ostra, etc. y también la familia de los calamares. En estos últimos, la concha ha sufrido una transformación y se ha convertido en una especie de hueso, más o menos blando y de diverso tamaño, que se encuentra dentro de la bolsa corporal.

La familia de los calamares es muy amplia, tanto por su variedad como por sus diversos tamaños, cada uno de los cuales se presta especialmente para distintas clases de guisos y preparaciones. Vamos a ver cómo son, cómo se preparan y cuál es la manera idónea de cocinarlos.

Los jóvenes chopitos

Se llama de este modo en Andalucía a los ejemplares más jóvenes de los chipirones. Su tamaño (sin contar las patas) es de 2 a 4 cm. como máximo. Empiezan a pescarse a finales de junio y es raro encontrarlos pasado septiembre.

Precisan poca preparación pues no se vacían. Simplemente se lavan muy rápidamente y se secan sobre papel de cocina. Si se quiere, puede quitarse la piel exterior, con cuidado de no separar las alitas, pero no es necesario. Se preparan fritos, a la plancha o encebollados.

Chipirón: el rey de la familia

Chipirón es el nombre que se da en el País Vasco a los calamares pequeños. Suelen medir entre 5 y 10 cm. y su mejor época es del 15 de julio al 15 de agosto. Se limpian como los calamares, dejándolos enteros, solos o rellenos con sus propias patas y alas. Hay que calcular de 250 a 300 g por ración.

Para limpiar la bolsa, quitamos primero la piel que la recubre y separamos las alas. Sacamos la pluma que tiene dentro. Lavamos bien y luego volvemos la bolsa empezando por el pico de su extremo hasta dejarlo del revés. Quitamos las impurezas que pudiera tener. No es necesario darles la vuelta de nuevo, además si vamos a rellenar los calamares será más fácil cerrarlos sin darles de nuevo la vuelta, pues la parte exterior se encoge más.

Las alas se liberan también de su piel y se lavan.Lo ponemos todo a escurrir en un colador y depués se cortan o preparan como pida la receta. Se sirven fritos, cortados en anillos y en sabrosos guisos, o como guarnición de sopas, arroces, etc. Hay que calcular unos 200 g por persona. Se venden frescos o congelados y su temporada es todo el año.

La sabrosa sepia

También denominada jibia, es similar al calamar. De cuerpo más ancho, grueso y corto, posee también 10 tentáculos, dos de ellos más largos y una concha grande en su interior. Las alas son muy pequeñas, así que suelen desecharse con la piel. Pueden alcanzar los 20 cm pero su tamaño ideal es entre 5 y 12 cm.

Su carne es menos fina, pero más sabrosa que la del calamary admite las mismas formas de condimento que este. Resulta excelente a la plancha. Hay que calcular unos 200 o 250 g por persona. Se venden frescas o congeladas. Para limpiarlas, se les da un corte pequeño a la bolsa, sin llegar al final, y se les quita la piel exterior y de las patas.

Se vacían sin separar el cuerpo de la cabeza. Si se van a usar las tintas, se separan y se lavan luego bien las sepias. Luego se escurren y se cortan y preparan como pida la receta. En la zona levantina, la sepia se suele hacer sin vaciarla. Si están bien frescas y son pequeñas, resultan deliciosas, pues esto les añade sabor.

El pulpo: exquisitos tentáculos

El pulpo carece de concha y tiene el cuerpo redondeado, mucho más corto que el del calamar. Su tamaño y color es muy diverso, según las variedades y zonas del litoral donde se pesque. Dispone de 8 tentáculos de igual tamaño y esto es lo único que se come.

Para limpiarlo se separan las patas y se lavan, no es preciso quitarle la piel. El pulpo roquero, de mayor tamaño y más duro que el pulpo blanco, hay que golpearlo antes de hervirlo, para ablandarlo. Los pescadores suelen hacerlo cogiéndolo por el cuerpo y golpeándolo contra unar roca. En casa puede hacerse con un mazo de madera.

Casi siempre se sirve como entrada o aperitivo, así que las cantidades varían notablemente. Se prepara hervido, con algún aliño, en salsa o al horno, y se encuentra todo el año. Puede comprarse crudo o cocido y, en ambos casos, fresco o congelado.

Los calamares ¿cuánto tiempo y cómo pueden guardarse?

Como cualquier tipo de pescado y marisco, los calamares frescos conviene consumirlos en el día de su compra. Al volver del mercado hay que limpiarlos enseguida y guardarlos en la nevera, cubiertos con una bolsa, sin apretar, hasta el momento de cocinarlos. Así podrán esperar incluso al día siguiente, pero es muy importante limpiarlos primero, ya que la piel contiene un pigmento que destiñe y da un color rosado a la carne si permanece mucho tiempo en contacto con ella.

Si se compran crudos, congelados, pueden conservarse en el congelador hasta 6 meses generalmente(o lo que indique el paquete), pero conviene no dejar transcurrir mucho tiempo desde su compra hasta que vuelvan a ponerse en frío.

Fritos o a la parrilla, deben consumirse en el momento, ya que una vez cocinados de este modo se resecan y se vuelven correosos. Guisados o en salsa pueden conservarse uno o dos días en el frigorífico, recalentándolos luego a fuego lento. Una vez cocinados, los calamares pueden congelarse y conservarse en el congelador de 2 a 3 meses.

En Café Madrid preparamos unos Chipirones a la Plancha que estáná para chuparse los dedos.

¿Te apetece?

 

 

RESERVA TU CENA DE EMPRESA
Enviar por WhatsApp